Bienvenido, visitante! [Registro | Iniciar Sesion

destacados

destacados









































940904684

 

940904684 – SOY MAFER UNA BELLA JOVENCITA QUE ESTARÁ FELIZ DE ATENDERTE Y C...

Mafer, tengo dieciocho años y soy una joven muy guapa tal como me ves en las fotografías. Pongo mi anuncio por motivos de solucionar los […]

IMG-20170914-WA0003

 

ALELY UNA MIMOSA DAMA DESEOSA DE PASAR MOMENTOS AGRADABLES CONTIGO

HOLA GUAPO SOY ALELY UNA MUJER EDUCADA ,GUAPA Y MUY DISCRETA …DESEOSA DE CONOCERTE Y PASAR MOMENTOS SUMAMENTE BUENOS EN EN LA INTIMIDAD .. TENGO […]

IMG-20170914-WA0003

 

ALELY UNA GATITA MUY MIMOSA ESPERANDO POR TI

HOLA GUAPO SOY ALELY UNA MUJER EDUCADA ,GUAPA Y MUY DISCRETA …DESEOSA DE CONOCERTE Y PASAR MOMENTOS SUMAMENTE BUENOS EN EN LA INTIMIDAD .. TENGO […]

IMG-20170914-WA0003

 

ALELY UNA LINDA DAMA ESCORT EN LOS OLIVOS

HOLA GUAPO SOY ALELY UNA MUJER EDUCADA ,GUAPA Y MUY DISCRETA …DESEOSA DE CONOCERTE Y PASAR MOMENTOS SUMAMENTE BUENOS EN EN LA INTIMIDAD .. TENGO […]

IMG-20170914-WA0003

 

ALELY UNA ESCORT KINESEOLOGA EN LOS OLIVOS ESPERANDOTE A TI

HOLA GUAPO SOY ALELY UNA MUJER EDUCADA ,GUAPA Y MUY DISCRETA …DESEOSA DE CONOCERTE Y PASAR MOMENTOS SUMAMENTE BUENOS EN EN LA INTIMIDAD .. TENGO […]

PUTA EN LOS OLIVOS

AVENTURA CON UNA PUTA EN LOS OLIVOS

Hace 2 noches atrás retornaba de una asamblea con unos amigos, esta se había extendido hasta muy tarde, con lo que volví caminando a mi casa donde vivo solo, al cruzar por mega plaza me hallé kinesiologas olivos, que en uno de los bancos estaba sentada una chica arregladísima y con el maquillaje algo subido, linda puta llevaba un abrigo grueso y una falda corta, cuando pase por su parte me solicitó unas monedas, mire para todos lados y note que no había absolutamente nadie más en ese sitio conque me senté junto a ella en la banca, me contó que tenía veinticinco años de edad y que desde hace meses vivía cerca al mega plaza pidiendo unas monedas para comer le afirmé que le iba a dar algo de dinero, más que debería efectuar un trabajito para ganárselo, pregunto de que se trata el trabajo de este modo con vos perpleja y temblorosa, le afirmé que deseaba culearla, penetrarla vaginalmente y por último ponerle mi pene en su boca al comienzo daba la sensación de que iba a incomodarse con ese género de pedido, más por último admito.
La lleve al ámbito más obscuro, allá le solicité que se sacara la falda y obedeció inmediatamente, la acosté sobre el pasto y comencé a montarla vaginalmente, daba grandes chillidos ya que su vagina estaba muy seca y mi pene estaba a su máxima erección, finalice soltando mi leche en esta escorts los olivos.

escorts los olivos

escorts los olivos

cuando creía que todo había terminado, le solicité que se parara y se apoyara en el árbol, se agacho cara a delante y separara bien las piernas, en una le metí los dedos al trasero, pego un grito de dolor, mas no le di tiempo de escapar ahí no más la penetre anal mente mi pene se sentía cómodo en su trasero, había ingresado en su totalidad y erección me solicitaba que por favor que acabe con aquel sufrimiento insoportable para ella, mas mi pene pensaba degustar por un largo rato en ese ano con lo que eyacule 3 veces en el ano de esta puta de los olivos cuando saque mi pene de su trasero, trataba con sus 2 manos de aliviar el dolor que sentía en esa zona, entonces la hice sentar en la banca y le solicité que me mamara mi pene, a sabiendas de que era la parte final del trabajo agarro mi pene con sus 2 manos y se lo metió a la boca y lo absorbo con tremenda calentura, lo chupeteaba de lo bonito podía sentir su lengua caliente masajear la punta de mi pene cuando sentí que mi leche estaba a puntito de salir, metí mi pene en su boca a esta puta los olivos, recibió contenta mi leche.

putas en los olivos

putas en los olivos

se tragó hasta la última gota y termino limpiando mi pene con la lengua, estaba satisfecho con que le di unas monedas, los 2 juntos salimos de la parte obscura y volvimos a sentarnos en la banca donde la conocí, allá me despedí de ella, algunas veces regreso por la noche a ese sitio y cuando la encuentro le doy duro a la puta los olivos esa..

 

 

KINESIOLOGA EN LOS OLIVOS

Dama de Compañia en Los Olivos

Había preparado esmeradamente la Kinesiologas su instante singular, el baño se había transformado en su cobijo, donde daba brida suelta a su imaginación. Todo estaba listo, la bañera llena con el agua a la temperatura justa, la bomba de baño disolviéndose poquito a poco, las candelas encendidas dando el toque justo de luz.

kinesiologa

kinesiologa

Mientras que se quitaba la ropa, recordaba los relatos que había leído en la mañana, ¿quién sería el día de hoy? ¿Una madre seducida por su hijo adolescente? ¿peruvian escorts en Los Olivos¿Una ninfómana en los olivos que desataría su necesidad carnal con el primer hombre que la saludara? ¿Una tímida joven descubriendo el sexo por vez primera? ¿Una mujer seducida por el mejor amigo de su marido? ¿Una kinesiologas en los olivos?
Un hormigueo recorrió su espalda al rememorar este último relato, su cuerpo había decidido por ella.
Se sumergió en la bañera, tras acomodarse, empapó una tollita en el agua y se cubrió los ojos. Mientras que recordaba el relato, sus manos recorrían su cuerpo, el aceite de la bomba de baño hacía su piel se erizara al sentir el contacto de sus dedos. Acarició sus pechos con una mano mientras que la otra recorría su vientre. Imaginó ser la protagonista del relato, como el amigo de su esposo, le murmuraba al oído lo buena que estaba, que su cuerpo estaba hecho para pecar. Poquito a poco, sus manos habían ido moviéndose durante su estómago camino del monte de venus. Sintió los miedos de la protagonista, la renuencia a mentir a su marido, ese sentimiento de culpabilidad al descubrir como su cuerpo reaccionaba a las caricias, como se humectaba su sexo los olivos.

sexo en los olivos

sexo en los olivos

El dedo corazón de su mano derecha había hallado su clítoris, lo presionaba suavemente alternando caricias a su alrededor. Evocando la rendición de la protagonista, 2 dedos de su mano izquierda procuraron su boca, los lamió, los recorrió con la lengua imaginando que eran el pene del hombre, los introdujo en la boca y los chupo con anhela. Agarró el teléfono de la ducha y dirigiendo el chorro de agua a su entrepierna pensó en como la protagonista era penetrada, como se había apoyado contra la mesa del salón ofertando su más íntimo tesoro al amigo de su esposo. Apreció la llegada del clímax, su cuerpo conmocionaba al son de las embestidas y se abandonó al placer.

Tras continuar diez minutos más en la bañera, dio por terminado su instante. Quitó el tapón y sintió como el agua, ya tibia, resbalaba por su cuerpo dejando una pequeña película de aceite en su piel. Se duchó sin prisa y tras secarse, se arregló frente al espéculo. Retiró la condensación de este y contempló su reflejo. No estaba mal, tenía cuarenta y ocho años y no tenía mal cuerpo. Cierto era que no se parecía a las protagonistas de los modelos los olivos donde todas y cada una eran prácticamente perfectas, sus pechos estaban algo caídos, la edad no disculpa, y le sobraban unos kilogramos ( a quien no? pensó), alguna arruga atravesaba su semblante, mas en conjunto, se veía atrayente, se sentia una putas en los olivos.

Nicol, se dispuso a hacer el alimento. Su esposo, del que estaba de manera profunda enamorado, no tardaría en regresar del trabajo. Se conocieron siendo muy jóvenes, tenía 15 años cuando estando sentada en un banco del parque, hablando con sus amigas de los olivos, se aproximó Sergio preguntando si
Le podían apuntar dónde estaba el campo de futbol en tanto que era nuevo en el pueblo y todavía andaba algo “perdido”. Nicol se ofreció a acompañarlo y ya no se volvieron a separar. Desde ese día, sus vidas cambiaron, comenzaron a recorrer el camino junto.
Se casaron 3 años después y todavía se amaban como el primero de los días.
En cama, no tenía protesta, hacía el amor con su marido y gozaba cada encuentro. Tenía fantasías, como toda mujer, como todo hombre, y las cumplía en lo que a ella le agradaba llamar su instante singular.
Al no hacerse recostado con otro hombre que no fuera su marido (cosa que tenía claro que proseguiría siendo de esta forma, NUNCA le sería infiel) se imaginaba siendo la protagonista de los relatos que leía en internet. Previamente, había fantaseado con escenas porno sacada de internet, mas no la satisfacían, eran demasiado directas y no dejaban sitio a la imaginación, prefería los relatos, donde se apreciaban más los instantes, se jugaba con las palabras para evocar las sensaciones, los pensamientos de cada protagonista, para acabar en una experiencia de sexo, en ocasiones sutil, en ocasiones salvaje que lograban que al masturbarse, imaginándose dentro de él, siendo la protagonista del relato, sus clímax en los olivos fueran exquisitos y degustase cada momento.
Tenía la costumbre de expedir un mensaje a los autores de los relatos que pero la satisfacían, agradeciéndoles el tiempo tomado en escribirlos y también instándoles a proseguir escribiendo.
Aquella mañana, recibió la contestación de uno de los autores, le afirmaba que se alegraba de que le hubiera agradado y que aguardaba que el próximo relato que subiera asimismo fuera de su agrado.
Acababa el mensaje diciendo que si tenía alguna sugerencia particularmente para un próximo relato, que no dudara en decírselo y que haría todo lo que es posible por escribirlo.
Sostuvieron contacto a lo largo de múltiples días, donde Nicol, amparada en el anonimato de internet, le charló de ella, de su situación, de su amor incondicional a su marido y de sus instantes.
Como fue su sorpresa, cuando al de múltiples días, recibió un nuevo e-mail cuyo tema, atrajo su atención al instante, “Un relato para Nicol” rezaba. Lo abrió y tras leerlo múltiples veces, sintió un escalofrío recorriendo su espalda, como se humectaba su entrepierna. Esta vez, “su instante” sería diferente, no debía ponerse en la piel de absolutamente nadie, era verdaderamente la protagonista y lo haría, cumpliría el relato, lo haría realidad
Faltaban apenas un segundo a fin de que su marido llegara del trabajo. Agazapada en el rellano, no perdía de vista la puerta del elevador, aguardando que se abriera y Sergio entrara al fin en casa. Los segundos le parecieron horas, mas al fin, se abrió la puerta del elevador y vio aparecer a su marido. Se detuvo al lado de la puerta, inquieta, metió la llave en la cerradura presta a hacer realidad su relato y tras tomar aire múltiples veces, abrió la puerta.
Al entrar en casa, Sergio la miró extrañado, había algo en Nicol fuera de lo común, le miraba fijamente a los ojos, mientras que una sonrisa se comenzaba a dibujar en su cara.
Se aproximó a él y tras posar un dedo en sus labios, le susurro:
No afirmes nada, déjate llevar.

Tras dar 2 pasos cara atrás, fue desabotonando de manera lenta el bey bidoll que llevaba puesta. Abriendo los brazos, la dejó caer al suelo, mostrándose ante su marido desnuda, puesto que era la única prenda que llevaba encima. No le dio tiempo a charlar, se arrodilló y sin separar la mirada de sus ojos, le desabrochó el pantalón y liberó su pene del slip. Recorrió el pene con su lengua, desde la base a la punta del balano, y tras darle un beso, se la metió entera el pene, lo procuró por lo menos, por el hecho de que la erección era tremenda, hacía tiempo que no apreciaba tan dura el pene de su marido. La chupaba despacio, jugaba con su lengua acariciando su bálano cuando apreció como las manos de Sergio sostenían su cabeza, marcando el ritmo de la mamada. Las piernas de Sergio se tensaron, señal de que estaba a puntito de correrse, con lo que se levantó y tras respaldar las manos en el sofá, apartó las piernas y levantó las caderas ofreciéndose. No hizo falta decir nada, Sergio empezó a chupetearle la vagina, alternando su lengua y sus dedos en tal frágil labor. Nicol, apreció como un dedo abandonaba su ya mojado vagina en pos de una nueva meta, un premio todavía mayor.

Chisst  susurro  Sin prisa, deja algo para mañana. Roma no se hizo en un día.

Sintió retirarse el dedo y como el pene de su marido acariciaba su vagina, aprovechando para lubrificarla y de un solo golpe, la llenó. Su vagina se contrajo atrapándola y Sergio empezó a moverse a un ritmo furioso. Parecía haber remozado veinte años.

No sabría decir cuánto tiempo estuvo cachandola, podían haber sido 5 minutos como media hora, los clímax se sucedían uno tras otro y cuando Sergio se corrió dentro de ella, se sintió la mujer más feliz del planeta y pensó si su instante singular no sería mejor gozarlo en pareja.
Tumbados los 2 en el suelo abrazados, Sergio, acariciando su semblante, la besó en los labios y con una gran sonrisa le dijo:

No sé si va a haber sido por la cena de el día de ayer o bien con lo que has desayunado, mas desde el día de hoy, en esta casa el menú va a ser siempre y en toda circunstancia exactamente el mismo.

Nicol, espero que sea de tu agrado.

¡Bienvenido a nuestro sitio web!

Enumere sus anuncios

Somos su sitio Nº 1 de anuncio clasificados. Házte un usuario gratis y empieza a enumerar sus anuncios en cuestión de minutos. Administre todos los anuncios desde su tablero personalizado.

Unirse Ahora!

BANNER DESTACADO

UA-100624045-1